Por qué soy republicano

Posted by el Jueves, abril 23rd, 2009

Alegoria de la II Republica

Hace tiempo que quería hacer un articulo sobre “Por qué soy republicano”, pero no he sido capaz de hacer algo medianamente presentable.

Así que hoy, al leer en el diario Público el articulo de opinión de Vicenç Navarro (Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra.) me he sentido identificado. Los suscribo entero y es el articulo que me hubiera gustado escribir, pero como no pude, os copio el suyo.

Por qué soy republicano

Como era predecible, mis críticas al rey y a la monarquía han creado gran revuelo dentro y fuera de las páginas de Público, lo cual me fuerza a responder por qué creo que sería mejor que en España tuviéramos una república en lugar de una monarquía.

Durante mi largo exilio he vivido en varios países, incluyendo una república, Estados Unidos. Y aun cuando he sido muy crítico en mis escritos con la democracia estadounidense, hay un aspecto de ella que valoro muy positivamente: la cultura republicana, en la que las distancias sociales entre el jefe del Estado y las clases populares son mucho más reducidas que en cualquier sistema monárquico. Tal cultura democrática transmite una sensación de que el poder deriva de la ciudadanía, puesto que, si a la población no le agrada el jefe del Estado, puede cambiarlo por otro. Es más, cualquier ciudadano puede aspirar a ser jefe del Estado. Esta distancia se reduce incluso más cuando este procede de las clases populares, que sienten al presidente como alguien suyo. Hemos visto este año la gran alegría entre las clases populares (y muy especialmente entre la población afroamericana) de aquel país al ser elegido uno de ellos (hijo de una madre pobre y de un padre africano de Kenia) presidente. La sensación de poder y complicidad con el jefe del Estado en estas situaciones es enorme. No es sólo la capacidad de elegir al jefe del Estado, sino también la percepción de que todos pueden serlo, lo que da gran poder a la ciudadanía.

Tal principio de responsabilidad democrática es negado en una monarquía. En esta, la distancia social es intrínseca en el sistema y aparece constantemente, como cuando el rey llama de tú a todos los ciudadanos, los cuales deben referirse a él de usted, todo ello envuelto en un ambiente jerárquico y cortesano que enfatiza esta distancia. Incluso el himno nacional es una marcha real frente a la cual los ciudadanos se yerguen respetuosamente en silencio. Se reproduce así una cultura de vasallaje a la cual algunas izquierdas no son inmunes. Véase el blindaje mediático de la figura del rey. Voces críticas apenas tienen cabida en los medios de información y persuasión del país.

A estas reservas a la monarquía añado otras que tienen que ver con los orígenes de la monarquía en España y su desarrollo durante la democracia. El monarca no sólo fue nombrado por el dictador, sino que fue parte de la nomenclatura de aquel Estado dictatorial dirigido por un general al cual nunca ha criticado. Antes al contrario, lo ha alabado incluso en tiempo de democracia. Así, el 18 de julio de 1978, la Casa del Rey publicó el siguiente texto: “Hoy se conmemora el aniversario del Alzamiento Nacional que dio a España la victoria contra el odio y la miseria, la victoria contra la anarquía, la victoria para llevar la paz y el bienestar a todos los españoles. Surgió el Ejército, escuela de virtudes nacionales, y a su cabeza el Generalísimo Franco, forjador de la gran obra de regeneración”. Tal supuesta regeneración condujo a 192.684 ejecuciones y asesinatos, incluyendo 30.000 personas que continúan desaparecidas y estableciendo una dictadura en gran parte responsable del enorme retraso económico y social de España. Cuando el dictador murió, España tenía el porcentaje más elevado de Europa de personas con escasa educación (84%).

La Casa Real es un círculo profundamente conservador, como lo atestiguan declaraciones de sus miembros, que incluyen desde las recientes declaraciones de la reina (definiendo a una de las dictaduras más represivas que han existido en Europa como una dictadura blanda), a las del jefe de la Casa Real, Sabino Fernández Campos, quien subrayó su coincidencia con Pío Moa en una entrevista a El Periódico (08-07-03) en su justificación del Golpe militar de 1936 y la dictadura que estableció. El mundo social del monarca, que es el jefe de los Ejércitos, es predominantemente el mundo empresarial y financiero. Es un error derivar de los abruptos anti-monarca del ultraderechista Losantos, concluir que las derechas han dejado de ser monárquicas. El eje central de las derechas lo constituye el Ejército, la Iglesia, la patronal y la banca, que apoyaron y continuarán apoyando a la monarquía porque les ofrece un orden constitucional que les favorece. Prueba de ello es la continua promoción de la monarquía y del rey en los medios de información que controlan o influencian, que son muchos.
Es el temor a los herederos de la dictadura, incluyendo a la monarquía, el que ha frenado la corrección de la Historia de nuestro país, incluyendo lo que fue la república, la dictadura y la transición, presentándose esta como resultado de la vocación democrática del monarca, ignorando el papel determinante que tuvieron las movilizaciones obreras que forzaron la apertura democrática que no existía en los proyectos originales aprobados por los Gobiernos monárquicos de aquel periodo. De ahí que haya definido esta tergiversada versión de la transición de la dictadura a la democracia como falsa, es decir, que no corresponde a la realidad.

No dije, sin embargo, –como se me acusa– que la transición era falsa, pues la democracia significó un importante cambio real y no falso. Lo que sí dije, y me reafirmo en ello, es que la transición fue inmodélica, pues la democracia, resultado de aquel proceso, dista mucho de ser ejemplar. Tampoco dije, como se me acusó, que el Estado español está controlado por las derechas. Dije que estas tienen mucha más influencia sobre tal Estado que las izquierdas, lo cual explica la continuación de la democracia incompleta, causa del bienestar insuficiente de nuestro pueblo. Indicar que la monarquía (junto con la Iglesia, el Ejército, la patronal y la banca) no tiene nada que ver con ello me parece que es desconocer la realidad que nos rodea.

Autor: Vicenç Navarro
Medio: Diario “Publico”
Fecha: 23 de Abril de 2009
Enlace: Aquí

Archivado en Guerra Civil,Historia,Memoria Historica,Politica Nacional | 14 respuestas

14 Respuestas to “Por qué soy republicano”

  1. Barahirel 23 Abr 2009 a las 12:40 1

    Eres republicano porque eres un rojo masón, rompeespañas, nada más que por eso :mrgreen:

  2. Nah Aloneel 23 Abr 2009 a las 14:29 2

    😛

  3. Noodlesel 24 Abr 2009 a las 7:53 3

    Y de postre, comes niños.

  4. Nah Aloneel 24 Abr 2009 a las 8:48 4

    prefiero un par de veinteañeras, sino te importa :mrgreen: 😈 8)

  5. Barahirel 24 Abr 2009 a las 10:10 5

    Pero que sean rojas para que por ser rojo, masón, rompeespañas te indigestes 😈

  6. Nah Aloneel 24 Abr 2009 a las 10:22 6

    tu sabes aquello q se dice que la mas pura es la mas puta ¿no? :mrgreen:
    pues eso 😛 😈

  7. Sabreel 27 Abr 2009 a las 11:29 7

    Me acuerdo na frase de un amigo mio norteamericano que de simple e inocente no puede ser mas cierta….

    “Reyes….y eso sirve de algo?”

  8. Barahirel 27 Abr 2009 a las 15:05 8

    Eso es que tu amigo norteaméricano era rojo también, y comeniños… :mrgreen:

  9. Sabreel 27 Abr 2009 a las 18:04 9

    Pues no te creas Barahir, es demócrata, pero no precisamente de los mas liberales.

    Lo que pasa es que alli tienen una tradición republicana muy alta, tanto la derecha como la superderecha (Hablar de izquierda en EEUU es una mala broma).

  10. Noodlesel 27 Abr 2009 a las 19:13 10

    Yo no veo mucho la diferencia estre demócratas y republicanos en los yuesey.

  11. Sabreel 27 Abr 2009 a las 20:41 11

    En realidad no hay demasiada, sobre todo si dejas la politica nacional y te metes en la estatal. Por eso iba lo de la derecha y mas derecha, refeljada en el ala mas dura del republicanismo. De ahi que muchos congresistas, senadores o gobernadores cambien de partido en ambas direcciones. Tampoco hay límites definidos, no creo que se pueda decir que Rudy Guiuliani (Republicano) se a mas de derechas que Joe Biden, por poner un ejemplo.

    Liberales en EEUU, pocos. Por eso los pocos tintes proteccionistas de Obama (EN realidad muy pocos) le hacen parecer a los ojos americanos como Karl Marx redivivo. Al partido demócrata aun le arrastra demasiado los centristas y los votos sureños. De hecho, cunando los demócratas se deciden por un candidato de corte un poco mas liberal de lo normal, el hostiazo suele ser de aupa (que se lo pregunten al pobre Walter Mondale y su valentisima candidatura del 84….y el palizón que le dió Reagan).

  12. Nah Aloneel 27 Abr 2009 a las 21:07 12

    Bueno, tienen una. Obama parace decantarse por algo mas social q sus predecesores. 😛

    Sabre, tu amigo tiene mucha razon, no valen para nada. Bueno, para q el populacho tenga algo de lo q hablar…

  13. Noodlesel 28 Abr 2009 a las 8:54 13

    Obama puede ser una excepción (habrá que esperar un poco), pero sus antecesores…. Será eso de la derecha y más derecha.

    Saludos!

  14. Nah Aloneel 29 Abr 2009 a las 1:24 14

    y eso q hay un partido socialista americano, pero….